Selecciones

La más preciada Medalla de Plata

La más preciada Medalla de Plata

28-08-2018

Hoy se cumplen 14 años de una de las gestas más trascendentes para el fútbol y el deporte paraguayo en general, ya que en la lejana Grecia se conquistaba la, hasta hoy, única medalla Olímpica que ostenta el país.

En la presidencia del Escribano Óscar Harrison se preparó este seleccionado bajo la conducción técnica de Carlos Jara Saguier y un 25 de enero del 2.004 derrotaba a la poderosa selección de Brasil 1-0, con el gol de José De Vaca, en el estadio “Sausalito” de Viña del Mar, para acceder a los Juegos Olímpicos de Grecia.

Tres jugadores mayores a sub 20 podían reforzar las selecciones que iban a esa cita y la Albirroja anotó a Carlos Gamarra, Julio César Enciso y José Cardozo para la gran competencia.

Estar en la cuna de las Olimpiadas ya era un logro demasiado significativo para el deporte paraguayo.

La bella ciudad de Salónica o Tesalónica, a orillas del mar Egeo, era nuestra primera parada para ver el accionar de la selección nacional.

El estadio Kaftanzoglio era el escenario donde un puñado de hinchas con banderas paraguayas y cinco periodistas armamos la barra de aliento para el elenco albirrojo. Aparecía Japón como primer rival y el partido fue bravísimo, con victoria paraguaya por 4 a 3 con goles de Pablo Giménez, José Cardozo (2) y Aureliano Torres.

La siguiente parada encontraba a la selección de Ghana en el camino y con las dudas de siempre, respecto a la edad real de los africanos. Asamoah Gyan, goleador histórico de su selección, encabezaba aquel equipo y la victoria fue de los ghaneses por 2-1; el gol albirrojo lo anotó Carlos Gamarra.

La situación no se venía fácil y menos porque delante aparecía la Italia de Andrea Pirlo. El estadio Georgios Karaiskakis, en El Pireo, recibía a la Albirroja con un marco de hinchas predominantemente de italianos que aseguraban la victoria de la Azzurra. El gol de Fredy Bareiro rompió los pronósticos y Paraguay avanzaba a los cuartos de final.

Volvimos a Salónica para enfrentar a la dura selección de Korea y el triunfo fue albirrojo por 3-2 con los goles de Fredy Bareiro (2) y José Cardozo.

La semifinal nos deparaba la exótica selección de Iraq que venía haciendo una gran campaña. En Salónica jugamos la semifinal y el triunfo fue paraguayo por 3-1 con goles de José Cardozo (2) y Fredy Bareiro.

Nunca se había llegado tan lejos y Paraguay ya se anotaba en el Medallero, por primera vez en la historia del deporte nacional. La final se disputó en Atenas, en el impresionante estadio Olímpico, donde Paraguay cayó ante los argentinos quedándose con la Medalla de Plata. Las expulsiones de Emilio Martínez y Diego Figueredo, más la ausencia por lesión de José Cardozo, restaron sensiblemente las posibilidades albirrojas, pero quedó perenne la fantástica participación de nuestro seleccionado albirrojo.

Director Técnico: Carlos de los Santos Jara Saguier. Preparador Físico: Gastón Mendoza

Preparador de Arqueros: Antonio Zaracho. Médico: Juan Carlos Cáceres. Kinesiólogo: Enrique Giménez. Utilero: Julio Ortíz

Futbolistas: Diego Barreto. Julio Manzur, Carlos Gamarra, José Devaca, Celso Esquivel, Ernesto Cristaldo, Edgar Barreto, Diego Figueredo, Aureliano Torres, Pablo Jiménez, José Cardozo, Fredy Bareiro, Osvaldo Díaz, Emilio Martínez, Julio González Ferreira, Julio César Enciso, Pedro Benítez, Rodrigo Romero