Institucionales

Se fue un gran deportista

Se fue un gran deportista

01-05-2018

Los años ’80 lo vio brillar en cuanta cancha de fútbol de Salón existiera en Asunción y alrededores, vistiendo la camiseta del Star Club. Eran tiempos en los que Paraguay era campeón del mundo en este deporte.

Celso Lino Mazó Tiozzo abrazaba con fuerza su gran pasión. El Fútbol de Salón, el Fútbol de Campo o el Fútsal, no importaba la modalidad o las reglas, hacia allí corrieron siempre su corazón y su mente, como jugador o dirigente.

Cuando el físico ya no le fue apto para seguir dentro del campo de juego desparramando talento y aliento, pasó a ser dirigente. La idea de seguir sirviendo al deporte estaba en su subconsciente, en su ADN. Y así comenzó entonces a desandar una carrera dirigencial que lo llevó a trabajar por estas y otras disciplinas deportivas desde donde se lo requiera, clubes, Asociaciones y hasta la institución gubernamental dedicada al deporte lo tuvieron como soldado incondicional.

Celso Lino Mazó amó profundamente el deporte y lo sirvió con dedicación y honestidad, atributos que enarboló, llama que se apagó ayer, inesperada e inoportunamente en un accidente de tránsito, muy cerca de la Virgencita de Caacupé, cuyo manto sagrado de seguro lo acoge ahora. Se fue como se van los grandes, dejando un legado de trabajo y servicio, llevándose toda su energía, una partida prematura que nos priva de un dirigente de fuste.

El fútbol paraguayo llora este duelo.

Réquiem para un gran deportista.

¡Gracias por todo, querido Celso Lino!

Tags: Futsal Noticias Institucionales