Su magia brillará en el cielo, murió Roberto Cabañas

0
562

La insistencia en el sonido del celular era para llamar la atención de cualquiera, aún en sus vacaciones, de aquellas llamadas que, por la hora, uno hasta no quiere atender.
“Falleció Roberto Cabañas”, fue el lacónico anuncio que impactó nuestra tranquilidad mañanera.
Enseguida, a más de “hacer correr la información”, comenzó a trabajar nuestra memoria recordando aquel viaje a Pilar para verlo jugar por primera vez con el Capitán Bado. Flaco y alto, hasta ahí era uno más, pero cuando hizo contacto con el balón se nos abrieron más los ojos y con mayor razón cunado metía velocidad, frenaba con brusquedad y transitaba la cancha como flotando en el aire. ¡Era un distinto!
Lo contrató Cerro Porteño donde deleitó a todos con sus 36 goles, su picardía y sus declaraciones a los medios de prensa que sabían a una soberbia inimaginable de un chico del interior del país.
Su presencia en el seleccionado juvenil, primero para deslumbrar en el Sudamericano de Uruguay y segundo al ser uno de los clasificados al Mundial de Japón que nos obligaba a madrugar para saber de la participación Albirroja en el certamen nipón. Los dos goles a Corea del Sur y sus diabluras junto a Romerito, Néstor Isasi, Achucarro y otros tantos.
Estados Unidos se dispuso a apostar al “fútbol-soccer” y debió llevar a grandes figuras para llamar la atención de los que solamente gustaban del Fútbol Americano o el Basquetbol. Y ya estaba Chinaglia y se llevaron a Romerito y también a Cabañas quien anotó, de taco, uno de los goles más bellos de la Liga, para el poderoso Cosmos, club que apostó por su calidad.
Su inmensa calidad le “obligó” a don Ranulfo Miranda a convocarlo a la selección mayor y también fue campeón de América en ese fantástico año para nuestro deporte.
Paraguay volvió a los Mundiales en México 86 y ahí fue gran protagonista como en aquellos dos golazos a Bélgica.
Llegó a Boca Juniors y se encargó de amargar a River, dentro y fuera de la cancha, con sus diabluras y goles en el terreno y con sus acidas y picantes declaraciones en los programas de Radio y Tv de la Argentina.
América de Cali, Brest de Francia, Olympique de Lyon, Barcelona de Guayaquil, Libertad de nuestro país, Independiente Medellín y el Real Cartagena fueron otros equipos que vieron pasear su estampa plagada de habilidad y goles de acrobacias circenses.
Ya retirado incursionó como panelista en radios y televisión y siguió siendo distinto a todos, con su amplia sonrisa metía una puñalada que desencajaba a cualquiera.
Era un deleite discutir con él, uno podía “ganar o perder” la discusión, pero siempre quedaba algo por aprender.
Siempre nos sorprendió con algo diferente, como en esta madrugada en la que nos sacó de la cama para anunciarnos su nuevo contrato con el Reino Celestial donde brillará por siempre.
¡Paz en tu tumba Amigo!
roberto-cabanas-2

Comentarios